Tinajas

Dimensiones: 80 x80 cm cada boca de tinaja.
Introducción y estado de Conservación:

Se realizó una intervención de conservación y restauración de 23 bocas de tinajas de barro cocido.

“El objetivo de las intervenciones de conservación consiste en ralentizar todos los procesos de degradación con medidas que disminuyan los desequilibrios entre el objeto y el ambiente de conservación futura”.

El estado de conservación que presentaban eran:

Presencia de sales solubles, en forma de eflorescencias y subeflorescencias salinas, que aceleraban los estados de degradación de las pastas.

Presencia de sales insolubles, carbonatos y sulfatos, concreciones, fuertemente adheridas a la superficie del cuerpo cerámico y difíciles de eliminar. Existencia de una zona decorativa a modo de cenefa modelada con los dedos.

 

Intervención Realizada:

 

se realizó un trabajo basado en todo momento en claros criterios de reversibilidad, durabilidad y respeto al original.

Se siguieron los siguientes pasos:
1. Documentación fotográfica
2. Aplicación de fungicida por toda la zona.
3. Limpieza mecánica suave. Eliminación de sales y concreciones superficiales.

Las sales producen un daño oculto, y son las causas principales de de deterioro de los materiales cerámicos ya que se manifiestan de formas diversas y están presentes en todos los ambientes de conservación. Es necesario para su eliminación repetidos baños en agua destilada y con progresivos controles con el conductímetro. No se pudo realizar este tratamiento por encontrarse la mitad de la pieza en el suelo “in situ”.

Se realizaron una eliminación puntual de dichas sales.
Mientras que exista contacto con la tierra las piezas seguirán teniendo sales.

3.3 Tratamiento de sales insolubles:
Se reblandecieron las sales y mecánicamente se fueron eliminando, siempre que la pieza lo permitía.

4. Consolidación. Tratamiento de las pulverulencias.
Se aplicó  consolidante biocida a base de silicato de etilo pulverizado sobre la zona afectada. Para endurecer el material.

5. Las roturas y las pérdidas de material, es conveniente no añadir material ajeno a la obra (normalmente se suele realizar las reintegraciones volumétricas con escayola, eso nos puede llevar a posibles ataques de microorganismos). No se realizó ninguna reconstrucción de las bocas. Se realizaron estudios del pre-montaje en cuanto a las piezas que nos aparecían.
6. Tratamiento de limpieza. Fué la más delicada e irreversible, se intentó no eliminar la capa de pátina, como a las incrustaciones terrosas, calcáreas, silíceas, manchas grasas, que supusieron riesgo no se eliminaron. Se limpiaron las tinajas todas por igual, sin incidir en unas más que en otras. Se realizó una metodología para todo el conjunto.

7. Se aplicó una protección final.